La OMS advierte a los jóvenes: “No son invencibles” ante el COVID-19

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el viernes a los jóvenes que “no son invencibles” contra la pandemia del coronavirus, y dijo que su autocontrol podría salvar las vidas de las personas mayores.

“Hoy tengo un mensaje para los jóvenes: ustedes no son invencibles. Este virus podría llevarlos al hospital durante semanas, o incluso matarlos”, declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus en rueda de prensa vía internet.

“Incluso si no enferman, las decisiones que tomen sobre los lugares a los que van, podrían ser la diferencia entre la vida y la muerte para otras personas”, sentenció.

Publicidad

Según la OMS, a partir del análisis de los casos reportados hasta el momento, los jóvenes son los menos expuestos a desarrollar una enfermedad grave por el COVID-19. Sin embargo, esto no quiere decir que pueden dejar de transmitir la enfermedad. Los mayores de 60 años están más expuestos a desarrollar una neumonía o incluso morir.

Tedros matizó su mensaje al referirse a la situación que vive la ciudad china de Wuhan, donde el nuevo coronavirus emergió por primera vez en diciembre, no había reportado nuevos casos en 24 horas.

También puedes leer: Ministro de Salud: “Tarde o temprano, todos vamos a terminar infectados del coronavirus”

También puedes leer: La OMS advierte a los jóvenes: “No son invencibles” ante el COVID-19

“Ayer, Wuhan no informó de nuevos casos por primera vez desde que comenzó el brote”, dijo el director de la OMS“Wuhan ofrece la esperanza para el resto del mundo de que incluso la situación más grave puede cambiar”.

Calificado como “enemigo de la humanidad” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el COVID-19 ha infectado hasta ahora a más de 240.000 personas en el mundo y, de acuerdo al registro diario de muertes, está próximo a superar la marca psicológica de los 10.000 fallecidos.

La ONU, en tanto, manifestó su inquietud por la falta de solidaridad hacia los países pobres, que podría costar “millones” de vidas.

Vía: El Comercio